Featured Image

HarvestingView full piece

 

Young and Childless

Cuarto Viaje a mi Futuro

Mar 20, 2006

Para mediados del 2002, yo habia decidido interrumpir mi carrera financiera para explorar campos mas artisticos. Mi Manager y mi Vicepresidente me apreciaban bastante, y me habian convencido de aceptar una licensia temporal, en vez de la renuncia definitiva, para poder mantener mi trabajo si al final queria regresar.

Decidir un cambio de carrera no es facil. A mi me habia tomado meses de incertidumbre llegar a la decision, y aun al dejar mi trabajo, la preocupacion era constante. Aunque pensaba que estaba haciendo lo correcto, no estaba completamente segura. Al fin y al cabo, en mi trabajo actual era exitosa, ganaba muy buen sueldo, y no me faltaban oportunidades de continuar creciendo en ese campo… Excepto, eso no era lo que yo queria.

Es en situaciones como esta, cuando necesito poner mi mente en calma, que tomo un “viaje a mi futuro”. Para explicarlo mejor: En realidad no es mi futuro. Es un ejercicio de visualizacion. La idea es ir a visitar a la persona que yo sere cuando tenga unos 50 años y conversar con ella. En teoria, este ejercicio es para conectar con el subconsciente. Para entenderme mejor, y al proyectar mi futuro, explorar lo que mi subconsciente piensa del camino que estoy tomando.

Este es el relato que escribi al final de este viaje, el 5 de Julio del 2002.
. . . . . . . . . .

Creo que lo primero que vi al abrir la puerta fue una aburrida alfombra crema. Nada especial… solo crema. Las paredes eran claras, no blancas, tal vez tenian algo de amarillo con un estilo de estuco veneziano. Eran bonitas, muy sobrias.

Vi a Maria lejos de mi, en una esquina de la estancia. No me gusto la primera imagen. Tenia puesta una ropa muy triste: Unos pantalones caqui oscuro elegantes, como de ejecutiva, un saco negro abierto y una camiseta blanca de cuello redondo. Cuando primero la vi, tenia las manos entre los bolsillos.

Yo tuve que ir a saludarla. Su pelo era negro, corto al borde de la cara, y rizado. EK… Eso fue lo que pense todo el tiempo.

Su saludo muy ejecutivo: Un apreton firme de manos. Senti a una mujer segura, muy profesional, y seria. Esta visita fue bien seria.

Cuando la grabacion nos indico que ella me mostrara algo especial de su casa, vi inmediatamente un jarron (tal vez un florero) grande y de porcelana. Estaba en la mitad de la mesa del comedor, y el comedor era bien triste: Un cuarto oscuro, con muebles oscuros, lacados en cafe o en un color oscuro y triste. El jarron era blanco y verde. Ella me dijo que era muy fino. Me pregunto:

– Que te parece?
– No me hace ni fu ni fa
– A mi tampoco
– Donde lo conseguiste?
– En China, en un viaje con mi esposo
– Y por que lo compraste si no te hace mella?
– Porque si… Porque se veia muy fino, pero en realidad era super barato.

De repente ella se fijo mas en el cuarto en frente del comedor. Era una sala como sacada de un catalogo de Pottery Barn: Muy clara, con mubles claros en tonos amarillos-crema. Maria se sento de medio lado (como yo) en un sofa amarillo pastel localizado contra una ventana grande con cortinas de velo. Yo me sente en el mismo sofa con ella y le pregunte que debia hacer ahora, que carrera deberia seguir?

Su respuesta no me ayudo mucho. Se veia tan cansada, deprimida, y aburrida… Me dijo que habia trabajado mucho durante su vida. Parecia que siempre habia trabajado para compañias. Le pregunte en que habia trabajado y me dijo que habia tenido bastantes puestos relacionados con algo de tecnologia, pero no lo suficiente para haber aprendido algo… Solo se la habia pasado gerenciando grupos.

Ella era buena trabajadora, entonces le habian caido buenos puestos y asi habia sido su carrera. Daba la impresion de que habia llegado alto en la jerarquia corporativa, pero ella se sentia tan cansada y poco orgullosa de lo que habia hecho… De hecho, eso me dijo cuando le pregunte si estaba satisfecha con su vida. Me dijo: “No… No hice nada que valiera la pena… No cree nada de que sentirme orgullosa”.

Habia bastante silencio y ella me estaba deprimiendo. Le pregunte por Joey, por lo que el habia hecho… Me conto que el era un profesor universitario, que habia vuelto a estudiar y ahora gozaba mucho lo que hacia.

Antes de esto, cuando le pregunte si estaba satisfecha, me dijo que estaba contenta con su familia. No habia hijos, pero su relacion de pareja siempre habia sido buena. Le pregunte si Joey la queria y me dijo que si, pero que el era mas feliz enseñando fuera de la casa. Que ella (yo) se habia vuelto muy aburrida.

Ella ya no trabajaba, pero seguia vestida como para oficina. Ahora estaba aprendiendo fotografia.

Le pregunte si tenia algo que decirme y en ese mismo momento vi el jarron chino verde partirse en pedazos mientras ella me contestaba “Parte el jarron… Nunca lo debimos haber comprado… No sirve para nada” (ni siquiera le gustaba). Me dijo: “Es tan vacio”, y la vi cojer un cubo de basura y con el brazo arrastrar los pedazos sobre la mesa para caer en la basura. Pense que debia estar rayando la mesa pero creo que a ella no le importaba.

Me abrazo y me dijo “Animo! Trata de iluminarte”. Ahi tome un respiro profundo como si fuera a llorar. Senti una sensacion como de alergia en mi nariz… como cuando la nariz te pica intensamente…

Creo (no puedo recordar) que me animó a hacer algo que me gustara. “No te vuelvas una aburrida… Conserva tu magia, tus meditaciones… Presta atencion a las coincidencias”. Creo haber oido muy suave: “Ten hijos”.

Al final me sonrio un poco y me llevo rapido a su cocina. Era linda, clara, y tenia frutas en el meson central. Me dijo que le gustaba mucho cocinar… Hacer comida para los dos, los fines de semana. Igual, ella se veia tan aburrida que no pude creer que esta fuera la pasion de su vida.

Luego me fui.

Joey nunca aparecio por ahi… Supongo que estaba en la universidad.

Share this post: Share on Facebook Share on Pinterest Share on LinkedIn Share on Google+ Share on Twitter